Stay focused

¿Viste cuando todo lo que querías, lo que estabas esperando, parece que viene en un momento equivocado? Bueno, el año pasado, a partir de marzo comencé a tomar decisiones pensando que era el momento correcto para algunas cosas. Estaba muy entusiasmado con ponerme al día con estudios que había abandonado, con trabajos comunitarios a desarrollar, proyectos de negocios… El problema fue, y ahora me doy cuenta, que no estaba enfocando mi vida correctamente y nunca iba a cumplir con mis expectativas moviéndome de esa manera.


 A veces sucede que la gente te pregunta qué vas a hacer con tal cosa y tal otra, qué es lo que estás haciendo, dónde te ves en unos años, etc. La verdad es que de todas estas preguntas, en este momento, sólo puedo contestar y estar completamente seguro de las que hablen a largo plazo. Yo veo a una persona o una cosa y ya me imagino mil aventuras y desafíos por vivir, pero el problema es encararlo en lo que es el hoy.

Siempre me gustó pensar y hacer una línea de metas que me permitan llegar a mis sueños; tener ciertas pautas que me digan What’s Next(qué es lo que sigue). El inconveniente es que a medida que va avanzando tu vida, todo se va haciendo más complejo. Y eso lo relaciono recordando cuando era chico y con mi hermano teníamos una pista y autos de juguete; y la pista la íbamos modificando, preparábamos puentes, hacíamos curvas bien pronunciadas… pero resulta que llegaba el momento en el que tenías que colocar el autito en la pista y apretar el gatillo para que éste corriera. Muchas veces apretabas tan fuerte o estaba tan estructurada y complicada la pista, que el autito se iba de carril o volaba contra algún lado. Así que, no sé si lo entendiste, pero yo fui el autito que salió volando y se estrelló contra la pared de la habitación, por lo tanto, como te podrás imaginar, lo recomendable sería rehacer la pista de otra manera y poner el autito a correr en una velocidad estable.


Nunca me cerró ese concepto tan famoso de pensar fuera de la caja. Siempre me pregunté “cuál es la caja”, “por qué tiene que haber una caja”; hasta que escuché a Deepak Chopra que dijo “No pienses fuera de la caja, simplemente deshacete de la caja (Don’t think out of the box, just get rid of the box)”. En esas palabras me cuadró todo. No tiene que por qué haber una caja; vos te la complicás con la caja. En definitiva, si querés hacer un refresh(F5) a tus ideas y replantearte puntos que no forman una buena costura en el pulóver hecho a lana de tu vida, la mejor opción va a ser que te deshagas de tu caja.

Creo que después de todo este choclo de texto, los que estaban al tanto, van comprendiendo el por qué de las vacaciones que me quería tomar y, de hecho, me tomé(por unos “días”)  de Facebook, de Twitter, de responsabilidades, ministerios, de actividades, tareas que debía desempeñar, etc.

Necesitaba liberar mi mente, restablecer prioridades y poner mi vida en orden; pero la pura realidad es que no va a cambiar nada, y además el día viernes, o más bien sábado, estuve ministrando horas en una vigilia, cosa que, según “mis vacaciones”, no debería haber estado haciendo, y fue un momento precioso. Lo sentí casi como si estuviera en los momentos más grosos de mi dormitorio. Fue ahí cuando me di cuenta que no es negocio esta metodología y que tengo que probar algo más efectivo. Además, en definitiva no estaba rompiendo la caja, sino tan sólo saliendo de ella como hacen “todos los demás”.
So… What’s next?: Un viajecito al medio de las sierras cordobesas de Villa Cañada del Sauce, por ejemplo, no estaría mal. Veremos, veremos…

¡Tipo raro, eh!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.