Pasos de fe

No quiero dar pasos en falso; quiero dar pasos de fe. Sabemos que podemos jugar al azar con nuestras decisiones, pero también tenemos que tener la capacidad de reconocer cuando nos movemos según nuestras convicciones.

Llega un momento en el que tenemos que ser fuertes y ajustar cada latido de nuestro corazón a los parámetros que en alguna oportunidad fijamos en las bases y fundamentos de nuestra propia identidad.

Si no sabés diferenciar entre tus convicciones y el azar, fijate si hay una logística de metas y restricciones, y, por otro lado, chequeá que estés dándole una respuesta a las circunstancias que se presentan y no estés permitiendo que las cosas tan sólo sucedan. Si reprobastes en ese breve análisis interno, muy posiblemente en tu vida hay poca determinación y mucho azar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.