Mundo mediocre

Hay una ecuación que nos exhorta a vivir; que nos exhorta a sentir un familiar peso invisible sobre nuestro pecho. Es la ecuación que nos quiere leer sobre la desesperanza y escondernos en la perdición; es  el camino que quiere despertarnos de la siesta inoportuna del mediodía.

abicion canasta futbolCuando miro por la ventana y fijo mis ojos sobre un punto que me ayude a refrescar mi vista, pienso en esas historias estadísticas de vida. Reflexiono y evalúo mis objetivos y todo lo que mis ojos aún anhelan ver, y luego comparo esto con seres de mi misma especie; intento ver el complejo misterio que hay alrededor del marco de la puerta que cada vez menos humanos nos atrevemos a cruzar. Me pregunto cuál habrá sido el factor determinante que nos causa tanto nivel de desentusiasmo, tanto rechazo al desafío de animarse a vivir un día que construya el mañana. ¿Acaso el concepto de vivir una vida digna quedó devaluado?


Es una ecuación que, hasta el momento, ninguna técnica pedagógica logró explicarme con éxito. Se puede leer de izquierda a derecha, pero aún siempre seguirá haciendo retumbar el mismo significado:
Gente sin ambiciones = Mundo mediocre

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.