Lo que esperamos y lo que recibimos

lo que esperamos what we expect quello che speriamo

No te pasó que esperamos algo de alguien o/y de la vida y recibimos completamente lo opuesto. Aquí voy a compartir algunas de las cosas que hasta el momento es mi perspectiva al respecto.

Lo que esperamos de la familia

Algunos tenemos suerte y recibimos mucho de la familia, a otros no les fue también. O tal vez les fue muy bien, pero no lo ven así. A veces la percepción puede tener una facción de realidad importante. El problema es que, sea que hayamos recibido mucho de la familia, eso no significa que van a darnos lo que esperamos de forma constante o para toda la vida. Llega el momento en que posiblemente quedemos solos en este mundo, y que sucedan las cosas sólo depende de nosotros y de factores totalmente inesperados.

Lo que esperamos de relaciones de amistad o pareja

Esto aplica para amigos, familiares generalmente lejanos, como también para pareja. Te dicen que te quieren o que te extrañan cuando no te ven, pero no tienen ninguna iniciativa. Te niegan en público y en las redes sociales, y hasta se hacen uña y carne con la persona que te desea lo peor y habla mal de vos. Sólo te van a contactar para pedirte algo o por algún interés personal escondido o aparente. Te van hasta pedir favores que drenan todo tu tiempo, tu dinero y, lo más importante, el enfoque en tus objetivos personales, llevándote a la ruina. Es ahí cuando esas personas no van a querer saber más de vos.

No pierdas tiempo con esas personas. Seguramente, si hace tiempo que se conocen, ya te usaron demasiado y en su enfoque egoísta, sólo te provocaron problemas. Dudosamente cambien de actitud, especialmente relacionándose con las mismas personas de siempre. “Juntate con personas sin valores y te vas a convertir en una persona sin valor”. Es importante darte cuenta que es tu culpa y nada más que tu culpa. La otra persona sólo actúa desde su interés egoísta y no tiene por qué comportarse con reciprocidad.

Lo que esperamos de la vida

Vivir es hermoso, pero estar vivo mucho veces puede que, por decirlo de forma no grosera, es desagradable. Fracasar, vivir momentos feos, el dolor agónico del corazón roto, la traición, el no sentirse apoyado, respetado o/y amado. Esperamos mucho de la vida, pero la vida espera mucho más de nosotros de lo que le podemos dar. Una vez que aceptamos esa realidad y aprendemos a ser felices en lo poco, es ahí cuando tomamos un camino diferente. No nos preocupa tanto lo que va a pasar mañana, sino pensamos que nueva experiencia vivir y en qué ocuparnos los próximos días y años.

¿La conclusión?

Mi conclusión sería que tener expectativas altas o de cualquier tipo, sólo nos va a llevar a la decepción. Ya no esperes nada de nada ni nadie más que de vos mismo. Si creés en Dios y querés esperar en Dios, podés hacerlo; pero no te enojes tampoco cuando no te da lo que esperabas. Estamos solos en el mar sin tener idea cómo vendrán las olas.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.