La Vibración De Los Libros Físicos

No es lo mismo un libro físico a un e-book o libro digital. No es por atenerme a lo viajo, ya que también leo un montón de e-books y soy un consumidor masivo de podcasts y audiolibros. Va más allá de que un texto brilla y el otro no, se trata de una cuestión de tacto.

Cuando leemos un libro físico nuestras manos tienen un contacto con las hojas; podemos olerlas, tocarlas y hasta escucharlas, especialmente nuestra parte subconsciente. Esto permite que nuestra mente tenga una experiencia mucha más intensa que la vivimos al estar en contacto con un iPad, una Kindle o cualquier tipo de tablets. Por otro lado, las hojas se encuentran en constante vibración, y claramente no es lo mismo la vibración “uniforme” de un dispositivo electrónico a la de un libro. Todo esto quizás parece tonto a simple vista, pero no lo es. La experiencia de leer un libro físico es mucho más intensa y compleja que la de un e-book, es más natural y tiene una mística muy profunda.


Cabe aclarar que no está mal leer libros digitales. Antes se leían piedras, papiros o códices hasta que luego surgieron el papel y la imprenta. Lo fundamental es el contenido, no la fuente. Sin embargo, si querés tener una experiencia más placentera, seguramente te sería más recomendable la lectura en modalidad papel.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.