Explicando los ataques de pánico

panic attacks ataques de panico attacco attacchi di panico

Nunca pensé que iba a sufrir ataques de pánico. Estaba feliz con mi trabajo. Trabajaba en IBM, era reconocido una vez al mes en los correos electrónicos de comunicación que se enviaban a toda la empresa. Hacía cosas interesantes y me estaban dando indirectas para incentivarme diciendo que podía ir a hacer cursos a Rochester, Minnesota o Boulder, Colorado, o hasta transferirme en el futuro a alguna de esas cedes.

Me parecía algo soñado, y trabajaba mucho para demostrar que me lo merecía. Pero trabajar largas noches, estar hasta 36 horas sin dormir para cambiar un servidor de un banco, o permitir que miles de operarios vuelvan a fabricar alimentos, no era bueno para mi cuerpo. Mi cabeza estaba por explotar. ¡Y un día explotó! Era mi cumpleaños, medianoche y me cantaron el “feliz cumpleaños” por reunión teléfonica mientras yo me encontraba en un centro de computos solucionando una falla de un RAID de discos de un servidor. Al otro día llegaba tarde y me criticaban por no ir a horario, y así era todo los días. Tenía 3 teléfonos para diferentes asuntos y mi trabajo estaba en arreglar cosas e implementar soluciones nuevas. Mi nuevo jefe no lo entendía.

Un día llegué a mi casa temprano, a las 2 de la mañana, me acosté y comencé a temblar, tener problemas para respirar, mi corazón latía muy fuerte y lloraaba sin parar. Tenía un ataque de pánico. Afortunadamente a las semanas me despidieron, por bajo rendimiento. ¡Increible! Después un ex compañero me llamó y me dijo que hubo un mal entendido. Por lo visto me echaron la culpa de otra persona a mí. Pero ya no me importa. Quizás ese despido me salvó la vida.

Los ataques de pánico se hace algo común

Sin lugar a dudas, en los últimos tiempos se han generalizado cada vez más los ataques de pánico. Asimismo podemos sumar a esto, o ponerlo en la misma bolsa, las crisis de ansiedad. Esto es algo que le pasa a personas de todos los caracteres y bajo circunctancias diversas. Incluso, aunque no hayamos vivido ninguna de estas crisis, muy posiblemente hemos sentido muchas veces que los nervios o la timidez nos jugaron una mala pasada.

Sensaciones de una crisis

  • LOS MAREOS: Son producidos por la tensión de cervicales. Esto causa que disminuya el aporte de sangre bien oxigenada al cerebro.
  • LA SENSACIÓN DE FALTA DE AIRE: Esto se produce al aumentar el oxígeno en sangre por la hiperventilación.
  • PERCIBIR LO QUE VEMOS DE FORMA EXTRAÑA: Al contar con menor oxígeno en alguos sectores del cerebro por la hiperventilación.
  • PALPITACIONES, TAQUICARDIA: Al sentirnos que nos encontramos en una situación extrama, sea real o imaginaria, el corazón puede responder de esta forma.
  • HORMIGUEOS EN LAS MANO, PALIDEZ: Los mecanismos de nuestra fisiología que están preparados para mejorar la respuesta del organismo ante una situacion de riesgo, hace que la afluencia de sangre sea mayor en los lugares donde se necesite más. Esto deja al resto del cuerpo con insuficiente irrigación.
  • PINCHAZOS EN EL PECHO, DOLOR EN EL BRAZO IZQUIERDO: Esto es causado por la tensión en los músculos intercostales. Est pasa al estar los pulmones demasiado llenos o sufrir una tensión en los músculos interscostales O incluso puede ser algo provocado por contracturas cervicales o dorsales que transmiten el dolor a estas zonas.
  • TEMBLOR, PARESTESIAS: Esto viene por la tensión muscular en exceso.

Miedo al miedo

Esto pasa cuando la persona se autoobserva y se da cuenta de cambios mínimos en su actividad fisiológica. Eso se interpreta como algo peligroso. Puede ser un infarto, hacer una locura o simplemente perder el control. Eso desencadena un círculo de pánico. Para la agorafobia, el miedo al miedo provoca que se eviten situaciones o tomar acciones que hagan sentir a la persona expuesta.

La ansiedad no aparece sólo cuando uno se expone a las situaciones evitadas o temidas, sino, y sobre todo, al anticipar este tipo de eventos desagradables. Tan sólo con imaginarnos que debemos ir o hacer algo en particular que sentimos que no nos hará bien, lo primero que vamos a hacer es temer lo peor y decidir evitar que las cosas sucedan. El problema es que este tipo de situaciones a evitar lo más probable es que se incrementen con el paso del tiempo y eso genere un círculo vicioso que nos destruya por dentro.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.